Historia del consolador

Historia del consolador

Historia del consolador

Aunque podamos pensar que el consolador (o dildo en su forma inglesa) es un instrumento moderno, lo cierto es que hay referencias escritas y restos arqueológicos que datan de hace más de 28.000 años.

En aquella época eran muy poco corrientes este tipo de objetos, en los que predominaba las representaciones femeninas con sus atributos muy acentuados.

Dejando en un segundo plano las esculturas fálicas como elemento decorativo o escultórico cuyo uso se reducía a celebraciones de fiestas de fertilidad o cosecha, a menudo acompañadas de otros objetos sexuales como vaginas, testículos y penes.

¿Consolador o dildo?

Ambos términos son ampliamente usados en nuestros días, aunque el origen de la palabra dildo no está del todo claro. La opción más fiable o más extendida es que deriva de un instrumento naútico que servía para asegurar los remos de una embarcación.

El dildo de madera, muy similar en su forma a los de la actualidad, se insertaba en un orificio que las naves tenían para ese propósito.

Otras fuentes confían más en la posibilidad de que el término provenga de la palabra italiana “diletto” que significa deleite o placer.

El uso del término “dildo” como objeto sexual aparece por primera vez durante el siglo XVII, en obras de teatro como El alquimista de Ben Johnson o El cuento de invierno de Shakespeare.

El primer consolador: la prehistoria

Una de las primeras representaciones de la sexualidad masculina es un falo de piedra de 20 cm de largo por 3 cm de diámetro del año 27.000 a.C. del periodo Paleolítico Superior.

Fue encontrado en la cueva de Hohle Fels, en la región de Swabian Jura (Alemania). Estaba roto en varios fragmentos hasta que en 2005 científicos de la universidad de Tubinga encontraron el último trozo y se pudo armar el rompecabezas.

Actualmente se encuentra expuesto en el museo prehistórico de Blaubeuren, en una exhibición llamada “El arte en la era de hielo: Indudablemente masculino”.

El consolador en períodos posteriores: Egipto y Grecia

Las culturas más avanzadas de su tiempo ya contaban con objetos o representaciones escritas que hacían alusión al miembro masculino, como los egipcios y los griegos, y posteriormente romanos y chinos entre otros.olisbo

En Egipto se han encontrado vasijas decoradas con imágenes de alto contenido sexual, como un vaso del siglo VI a.C. en el que se representaba a una mujer practicando sexo oral mientras otro hombre le introducía un consolador por el ano.

En el imperio griego se vendían los olisbos, muy parecidos a los actuales consoladores y fabricados principalmente de piedra, cuero o madera. Existen representaciones del uso del consolador como la imagen de la derecha, en la que se puede ver a una hetaira (cortesanas griegas, una forma de compañía mezclada con prostitución en la antigüa Grecia) con dos olisbos.

Mejoras del consolador

A medida que pasaban los siglos se fueron introduciendo mejoras que ayudaban de una forma u otra a la estimulación de la mujer por medio de juguetes sexuales.

Las mujeres chinas del siglo XV usaban consoladores de madera laqueada, lo que permitía un mejor deslizamiento evitando la irritación. En algunos casos presentaban superficies texturizadas que les proporcionaba más placer.

Ya en la Italia del Renacimiento impregnaban los consoladores con lubricantes para disminuir la fricción, principalmente aceite de oliva.

Es en la época Victoriana cuando se comienza a utilizar el consolador de goma, más cómodo que sus predecesores y que estaba destinado exclusivamente a tratar casos de histeria femenina, también conocida como paroxismo histérico, que era una enfermedad diagnosticada en la medicina occidental.

Sus síntomas podían ser muy variados: desfallecimientos, irritabilidad o fuertes dolores de cabeza entre muchos otros.

Para curarla debían recibir un tratamiento conocido como “masaje pélvico” que consistía en la estimulación principalmente con consoladores de goma, aunque también podía efectuarla el doctor de forma manual.

No se permitía para otro uso que no fuera ese, ya que el procurarse placer sexual estaba terminantemente prohibido para la mujer ya que se consideraba algo escandaloso.

Llegada de la electricidad, del consolador al vibrador

En 1869 el médico estadounidense George Taylor patentó un vibrador a vapor llamado The manipulator.

Unos años más tarde, en 1880, el vibrador-vapordoctor Joseph Mortimer Granville inventó el primer vibrador electromécanico gracias a un mecanismo muy ingenioso para la época.

El caldero de vapor, mediante una correa, movía una cadena que alimentaba una dinamo, y a su vez esta cargaba la batería que daba corriente al motor eléctrico y activaba el dildo.

Con el descubrimiento de la electricidad, o mejor dicho, con la invención de sistemas generadores de electricidad, la compañía estadounidense Hamilton Beach lanzó en 1902 el primer vibrador eléctrico de uso comercial.

Se convertía así el vibrador en el sexto aparato doméstico en ser electrificado, por delante de la aspiradora o la plancha eléctrica.

Un hecho sorprendente y que nos hace pensar en la importancia que la sexualidad ha tenido a lo largo de los años en la sociedad.

El consolador en la actualidad

Hoy día el uso del consolador, dildo o vibrador está muy extendido y hay una gran demanda de este tipo de productos. Grandes, pequeños, de colores, realistas, texturizados, dobles y un larguísimo etcétera.

Cada vez son de mejor calidad y están fabricados con materiales más cómodos que se asemejan con gran realismo al pene masculino.

Hay tantísima variedad que muchas veces nos preguntamos cual es el mejor para nosotras, y todo pasa por probar, empezando con los más pequeñitos y económicos e ir haciendo una selección en función de nuestras exigencias y gustos.

admin