Beate Uhse, el primer sex shop del mundo

Beate Uhse, el primer sex shop del mundo

Beate Uhse, el primer sex shop del mundo

Cuando Beate Uhse decidió abrir la primera tienda erótica allá por los años 40 nunca pensó en lo que le depararía el futuro ni en como cambiaría la vida y la forma de ver las cosas de tanta gente.

Gracias a su iniciativa en la actualidad el mercado de los sexshop generan una rentas anuales de miles de millones de euros en todo el mundo y es un negocio que crece continuamente.

Beate Rotermund, que era como se llamaba antes de contraer matrimonio, nació en Ostpreussen (Alemania), en 1919. Era hija de campesinos y desde pequeña soñó con ser piloto de aviones sin saber por aquel entonces, que el futuro le tenía preparado un destino completamente distinto que cambiaría la vida de millones de personas en todo el mundo.

Llegó a cumplir su sueño gracias a su marido, Hans Uhse, con el que contrajo matrimonio en 1939, y gracias al cual pudo subirse a un avión y no como pasajera, sino como piloto.

Durante la Segunda Guerra Mundial era la encargada de trasladar los aviones desde la fábrica hasta donde se le solicitara; gracias a ello pudo salvar su vida y la de su hijo Klaus pilotando uno de los últimos aviones desde la destrozada y asediada Berlín hasta Nordfriesland, cerca de la frontera con Dinamarca.

Su marido no corrió tanta suerte y murió en 1944 a consecuencia de la guerra dejando sola a Beate y su hijo, los cuales tuvieron que empezar de nuevo con absolutamente nada.

Un año después, ya finalizando la guerra, huyó a Alemania Oriental haciéndose con un avión militar en Berlín y por la que fue condenada a 12 años sin poder volar. Ésto le supuso un cambio radical en su vida y, volviendo a sus orígenes, encontró trabajo en una granja de Holstein.

Letra X, primer folleto informativo sobre embarazos no deseados

Es durante este periodo cuando, inspirada por las mujeres refugiadas con las que trabajaba que temían los embarazos no deseados, decidió publicar en 1946 un folleto que cambiaría por completo su vida y la de millones de personas. Lo llamó “Letra X” y podríamos decir que fue el principio del éxito. Trataba de “métodos para la higiene y la anticoncepción en pareja” y en él sale publicado el método natural de la natalidad Ogino-Kanus, con nombres más populares como método del ritmo o método ogino, que consiste en contar los días del ciclo menstrual para lograr o evitar quedar embarazada.

Venta por catálogo del primer sex shop del mundo

Tuvo una gran aceptación y un año más tarde, en 1947, se inaugura el servicio de “venta por correo Beate Uhse”. El primer folleto constaba de sólo 8 hojas. En tan sólo 5 años más logra un éxito más con su catálogo “Stimmt in usere Ehe alles” (¿Está todo bien en nuestro matrimonio?), constaba de 32 páginas y ofrecía en torno a 50 productos. La increíble cifra de 200.000 personas lo solicitan por correo cuando la firma apenas lo componían seis empleados. Nació entonces la Beate Use AG. la primera empresa dedicada exclusivamente a la fabricación y distribución de juguetes eróticos.

Beate Uhse, el primer sex shop del mundo

Es en 1954 cuando el nombre de Beate Uhse es registrado en el Registro Mercantil, abriendo paso siete años más tarde a la inauguración del primer sexshop del mundo, localizado en Flensburgo, al norte de Alemania y que contaba por aquel entonces con cerca de 200.000 habitantes. El éxito fue inmediato, logrando con la apertura la friolera de 10 millones de marcos alemanes, lo que hoy en día equivaldría a… ¡5 millones de euros!

Como cabe de esperar, en aquellos años no sentó nada bien en algunos círculos y fue perseguida legalmente, luchando en más de 3000 juicios por el derecho de la sexualidad libre, logrando hacer del ramo del erotismo algo social y una empresa de muchísimo éxito.

En 1989, dos días después de la caída del Muro de Berlín, Beate reparte gratuitamente 25.000 catálogos a ciudadanos del Este, logrando posicionarse en este mercado hasta entonces inalcanzable y abriendo su primera tienda erótica en la que hasta entonces fue Alemania Oriental, con unas ganancias de 115 millones de marcos alemanes, unos 60 millones de euros.

No es menos sorprendente que poco después se inaugurara el Museo Erótico Beate Uhse en Berlín, o que incluso llegara a cotizar en bolsa.

Beate Uhse nos abandonó a los 81 años de una infección pulmonar, pero la antigua piloto de Luftwafe, dejó un legado actual de más de seiscientos cincuenta empleados, que tiene una facturación anual de más de 50 millones de euros, una cadena de televisión y un Museo Erótico.

Como ella misma dijo antes de morir “el sexo vende”, y tenía razón. Sus sexshop son toda una institución en Alemania, icono de moda y estilo ya que en sus tiendas además de artículos sexuales se vende ropa sexy de estilo y calidad.

Nunca imaginó que llegaría a crear todo un imperio alrededor del sexo, pero tuvo el valor de intentar y lograr crear algo impensable en aquellos años.

admin